¿Cuándo nos olvidamos de que la gente —no las marcas— hacen los juegos?

Traducción al castellano de When did we forget people – not brands – make games? de Wesley Yin-Poole, publicado el 25 de septiembre de 2018 en Eurogamer.

La caída del estudio Telltale, creador de la serie de juegos episódicos The Walking Dead, hizo olas todo a lo largo de la industria de los videojuegos. Más de 200 personas perdieron sus trabajos de golpe. Eso ya es lo bastante chocante, pero falta más: Telltale despidió a estas personas sin pagarles indemnización. Esto quiere decir que cientos de sus empleados van a tener que ponerse a pensar cómo pagar alquileres, hipotecas, o quizá alimentar a sus familias. Según un ex miembro del equipo, algunas personas empezaron a trabajar en Telltale hace una semana, y algunas de ellas tienen hijos. Al menos una se mudó desde otra zona del país. La situación es devastadora.

La explosión inicial de apoyo desde la industria y muchos gamers en las redes sociales fue bienvenida. Pero mientras otras compañías de videojuegos, como Ubisoft, resaltaron ofertas de trabajo disponibles y fans de Telltale twitearon sus recuerdos de Telltale favoritos, el discurso empezó a cambiar. Noté que había gente preguntándose por el destino de la última temporada de The Walking Dead, que podría terminar prematuramente como resultado de los despidos masivos. Esta pregunta se volvió preocupación, luego enojo y ahora, bueno, no hay manera agradable de decirlo: hay opiniones extremadamente malas por todos lados. He visto a gente escribir en internet que los ex empleados de Telltale —¡ex empleados!— deberían completar la última temporada de The Walking Dead gratis. No se me ocurre una opinión más cuestionable que ésa.

Silver: EQUIPO DEBERÍA TRABAJAR GRATIS: Sí ya sé que suena loco, pero… es exactamente lo que vienen haciendo los modders por años. Así es como se crearon muchos grandes juegos completos gratuitos, como todos los mods para Total War como Third Age, Call of Warhammer etc. Si el elenco de TWD, el equipo, actores y desarrolladores REALMENTE se preocupan por esta franquicia como dicen en twitter etc., entonces volverían al estudio, terminarían los últimos 2 episodios y RECIÉN AHÍ dejarían de trabajar. Si los modders pueden hacerlo, ¿por qué no los profesionales regulares?

Richard Cobbett: Bueno, ésa es una manera de ver el desarrollo de videojuegos.

Y luego, anoche, Telltale, que dicho sea de paso, continúa operando con alrededor de 25 personas “para completar las obligaciones de la compañía hacia su directorio y socios”, publicó un tweet diciendo que “múltiples socios potenciales han expresado interés en ayudar a completar La Última Temporada”, lo cual sugiere que los episodios tres y cuatro podrían ver la luz del día. Los fans reaccionaron a este tweet con alegría, pero yo no pude evitar sentir rechazo. Cuán falto de tacto. Cuán insensible. Cuán aplastante para los cientos ahora sin trabajo, que sus ex jefes, esos gerentes que llevaron a la compañía —y a su personal— al fracaso a través de los años los echen a la calle sin indemnización, sólo para decir tan solo días más tarde que puede que otros vengan a terminar el trabajo.

Algunas personas en la industria de los videojuegos reaccionaron al último tweet de Telltale con el desdén que merece, denunciando a la compañía por apurarse a tranquilizar a sus fans antes de hacer lo que corresponde con su personal que ahora se la rebusca para pagar las cuentas. Pero temo que este desdén sea tapado por la indignación sobre una temporada potencialmente incompleta de videojuegos. Quienes ya pagaron por una temporada completa de episodios quieren saber si van a tener aquello por lo que pagaron. No hay tiempo para la empatía, pareciera, en la veloz industria de videojuegos dedicada a satisfacer a la comunidad al costo que sea.

Espero que esto quiera decir que primero le van a pagar la indemnización a su equipo completo, y luego proceder a terminar los últimos episodios. Yo no tendría problema esperando cuanto haga falta para asegurarse de que primero tratamos a quienes trabajaron tan duro con la humanidad y respeto que merecen. <3

Salven a la gente y después al juego, no al revés.

¿Cuándo nos olvidamos de que la gente —no las marcas— hace los juegos? ¿Cuándo nos empezó a importar más el destino de los logos corporativos que el destino de las personas que hicieron crunch para que esos logos signifiquen algo? ¿Cuándo nos empezó a importar más el destino de los personajes de un videojuego que el destino de quienes los desarrollan?

No estoy seguro, exactamente, de cuándo cambió la marea, pero en todo este asunto he tenido en mente a Vince Zampella y Jason West, co-fundadores de Infinity Ward, creador de Call of Duty. No sé si su famosa batalla con Activision cambió la forma en que las distribuidoras piensan sobre los desarrolladores superestrellas de videojuegos, pero sí sé que para muchas distribuidoras se trata siempre del desarrollador como marca, no una colección de seres humanos trabajando los fines de semana. Se le resta importancia a los individuos, los logos saltan al frente. Y esta táctica funciona. Activision tuvo miembros de Treyarch sobre un escenario revelando Call of Duty: Black Ops 4, pero sospecho que la vasta mayoría de los jugadores no saben los nombres de nadie que haya trabajado en su shooter favorito, mucho menos el desafío que enfrentaron para meter un modo battle royale en el juego en sólo un año.

Ahora, cuando perdimos nuestros trabajos, y Telltale piensa terminar los proyectos sin nosotros, después de negarnos la indemnización… me doy cuenta de que hicieron que los fans lo crean también. Que Telltale era esa calidad, no las personas haciendo los juegos.

Lo que sacamos en claro de todo esto, por supuesto, es que los desarrolladores de videojuegos necesitan mejor protección en lo que respecta a derechos laborales. Hay algunas protecciones en el Reino Unido para ayudar al personal luego de despidos abruptos y masivos. En los Estados Unidos, hasta donde entiendo, no hay protección alguna. El ex personal de Telltale está a la deriva sin indemnización y parece que no pueden hacer mucho al respecto. Se los explotó y luego se los descartó, prescindibles y sin valor en los ojos de los jefes que por años ejercieron el látigo.

Deberíamos recordar eso, así como Clementine lo hubiera hecho.